La gestualidad de la máscara


Publicado porEditorial Graffiti el 18:33


Hay que dejarse la máscara

Karina Eguía, egresada de la Facultad de Teatro de la Universidad Veracruzana, imparte en Xalapa el Taller intensivo de teatro gestual, siguiendo la pedagogía teatral de Jacques Lecoq. En tanto he formado parte del taller la experiencia es cercana. Distintivo de este entrenamiento es construir acciones escénicas en tiempo presente; partir de una idea que se dialoga en la propia escena sin recurrir al texto, por lo tanto la figura del director no existe, el creador/ra y los compañeros, quienes viven el acto, forman la creación escénica. Karina Eguía cursó estudios durante dos años en la Escuela Internacional de Teatro Estudis Berty Tobías en Barcelona, gracias al apoyo del Fonca. Este taller se inicia de manera permanente como un compromiso de compartir lo aprendido con costos  muy accesibles. Concluye en diciembre y como muestra de trabajo habrá una presentación en Área 51.
¿En qué consiste la pedagogía de la creación teatral de Jacques Lecoq?
La pedagogía de la creación teatral es básicamente un trabajo destinado a la creación escénica y de personajes mediante diferentes análisis de movimiento que Lecoq estudió a lo largo de su vida. Son herramientas básicas que ofrecen al actor la investigación de movimientos corporales, que normalmente son fuente de estudio en otras áreas, como por ejemplo la natación, atletismo, lanzamiento de disco, entre otros. Él, aparte de ser actor, director, fue maestro de educación física y deporte, y se dio cuenta que estas disciplinas potenciaban la energía en el trabajo escénico. Es una metodología para la creación escénica, y para que quien se acerque a la técnica pueda crear su  propia manera de hacer teatro, tomando en cuenta la situación política, cultural, entre otras cosas, con la finalidad de que el actor no sea sólo intérprete sino que también englobe una visión integral en el escenario.
Una de las herramientas de trabajo escénico que implementa la pedagogía de Lecoq, es la memoria del viaje personal. ¿Por qué?
Cuando comenzamos a hacer teatro no sabemos si vamos a construir un grupo sólido, o cuál será nuestro destino, aspiramos a muchas cosas, pero no siempre contamos con un grupo estable. Lecoq enseña que hay un primer periodo en el análisis de los movimientos, y son los desplazamientos cercanos a la pantomima; por ejemplo la técnica de los puntos fijos, que demarca cuál es mi objetivo y a dónde quiero llegar, en síntesis la justificación de las acciones. El segundo paso en este primer periodo es la creación de la geometría espacial y corporal, la construcción de la escena a manera de improvisaciones –situaciones creativas–, donde el movimiento ya es parte de uno, para plasmar en escena lo que uno quiere ver, sin entrar en conflicto sobre cómo hago la acción. Esta posibilidad se construye gracias al análisis de las distintas materias, recreadas en el cuerpo del actor; por ejemplo el ser agua, fuego, viento, azúcar, papel, etc. La dramaturgia corporal ofrece una inmensidad de posibilidades, no hay límites. En un segundo periodo tratamos los distintos géneros del teatro: melodrama, coro, bufones y hasta lo último se toca el clown; en este punto el actor o creador ya conoce su cuerpo como herramienta de trabajo y lo que es capaz de hacer. Es todo un proceso y la idea es pasar por las distintas capas del material técnico que Lecoq ofrece, siempre buscando que surja del sentimiento verdadero.
¿Qué importancia  le da Lecoq a la máscara neutra?
Es una herramienta pedagógica para potenciar el trabajo corporal del actor y su proyección con la mirada; es un rostro en calma, neutro, que nos invita a la creación, a buscar e investigar en el espacio. La máscara neutra no tiene pasado ni futuro –sólo un presente–, no ríe ni llora, pero sí está en actitud de recibir. Con la máscara vemos todo por primera vez, y nos sorprendemos por cada cosa. Es una posibilidad para entregarse al mundo en su imaginación y para construir en el espacio vacío. El trabajo de la máscara neutra se termina sin la máscara neutra, la idea es despojarse del gesto facial y aprovechar la riqueza del gesto corporal. Cuando se trabaja en el espacio vacío es importante saber hacer uso del cuerpo.
Como creadora, docente, ser humano, la frase: “Ver todo como si fuera la primera vez”, ¿en qué te ha ayudado?
En el placer de vivir, soy una persona demasiado expresiva. La vida es complicada… encontrar trabajo, por ejemplo, y una vez que lo tienes nunca te despojas de la crisis económica constante, entre otras cosas, pero el lema de “ver todo por primera vez”, me ha ayudado a ser un poco más feliz. Resulta muy agradable tomar esta inocencia; no se trata de nublar la vista a los problemas, sino de reflexionar y asumirlos, para ir hacia ellos y vencerlos. Como el viaje personal al que invita Lecoq, después de emigrar por todos los ecosistemas también nos damos cuenta que son lugares con cambios climatológicos, donde tenemos que luchar por la propia vida, para terminar contemplando una puesta de sol. Si lo tomas como una filosofía de vida estás listo para otro viaje.

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.